test

Una persona ya fallecida por COVID - 19 no puede transmitir el virus

Publicado: 09 Mayo 2020 | Visto 582 veces

Los muertos por COVID-19, transportados bajo medidas de bioseguridad hasta los cementerios, no pueden transmitir el virus a las personas, advirtió la subdirectora de Medicina Forense del Ministerio Público de Homduras (MP), Etelinda López.

Explicó que existen protocolos a seguir por parte de esa institución al momento en que ellos practican un levantamiento médico legal de un cadáver sospechoso de padecer coronavirus.

Al mismo tiempo, precisó que a las víctimas de la pandemia se les debe permitir un entierro digno, “es oportuno, en este momento debemos de ser solidarios y empáticos, nadie está exento de padecer esta enfermedad o perder un familiar que muera por esta causa, si bien es una patología nueva, siempre han existido otras que son altamente contagiosas”.

Por lo tanto, ejemplificó que en el caso de personas que han fallecido de meningitis, que es una patología altamente contagiosa, se ha permitido su sepultura en diferentes cementerios.

Al morir el cuerpo, muere el virus.

Al consultarle cuánto tiempo permanece el virus en un cadáver, dijo que la supervivencia del virus dentro del organismo depende de que haya una célula viva, “y una vez que el organismo deja de funcionar y ya no hay circulación sanguínea, el virus va morir.

“El cuerpo solo puede transmitir el virus mediante los estornudos, la tos, al hablar, y ya en un cadáver eso no va pasar; debemos dejar de tener ese miedo de que el cadáver va ser la transmisión del virus, porque los vivos somos los que estamos trasladando el virus de un lado al otro, por eso no se permiten los velatorios, porque la aglomeración de gente puede ser un lugar adecuado para que se transmita el virus de un lado a otro”, detalló.

PASO F1

Detalló que el procedimiento a seguir con pacientes fallecidos por COVID-19 o sospechosos no es como el común de un levantamiento médico legal, sino que lleva una serie de pasos que requieren que el personal que lo realiza tenga su equipo de bioseguridad completo, “porque va ir al lugar donde hubo o hay virus, necesitamos que el personal que realice ese trabajo se proteja”, precisó la especialista en epidemiología.

Advirtió que eso no significa que el riesgo de contagio con una persona que ha muerto por COVID-19 o es sospechosa de haberlo tenido, corresponda al trato que se le puede dar a un paciente con coronavirus.

“El porcentaje de contagio es mínimo, las medidas de bioseguridad deben de ser oportunas, el virus es altamente contagioso”, indicó.

Procedimiento para colocarlos en el ataud.

Dentro de los pasos para el manejo de un cadáver sospechoso con coronavirus, el personal forense se encuentra con el respectivo equipo de bioseguridad puesto, procede inicialmente a fumigar el cadáver, así como la camilla en donde se encuentra tendido o donde se encontró.

La subdirectora de Medicina Forense del Ministerio Público (MP), Etelinda López, expresó que “por ejemplo, si esto fuera un centro hospitalario, el personal que va a realizar previamente el reconocimiento, realiza una fumigación de la camilla, y cuando ya se cuente con la certeza de la identificación del paciente, se procede a trasladar el cuerpo sin vida e introducirlo en una bolsa plástica especial impermeable, gruesa, de larga duración”.

PASO 2

La especialista continuó explicando que “la fumigación es porque en las superficies donde estuvo en contacto el cuerpo sin vida puede haber quedado el virus esparcido, si lo encontramos en la camilla de un hospital, con todo y la sábana del hospital se traslada a la morgue...”.

“... y una vez que se ha deshecho la infección con una sustancia que puede ser amoniocuaternario o cloro, se procede a la introducción en una bolsa que facilitará el traslado y evitará que el contagio se siga esparciendo”.

López agregó que el cuerpo está en la bolsa plástica blanca, se amarran los extremos, se vuelve a fumigar de nuevo, y se introduce en otra bolsa de color negra, especial, la cual se desinfecta para introducir el cuerpo, se cierra y se vuelve a fumigar.

PASO 3

“Antes de colocar el cadáver al interior del féretro, se fumiga por dentro, se introduce el cadáver que se encuentra en la bolsa negra, se cierra, se sella y se vuelve a fumigar, con esto se busca que la familia del fallecido tenga menor riesgo de contagio”.

En algunas funerarias envuelven el féretro en plástico y lo vuelven a fumigar, ya con el cadáver; luego lo movilizan hasta el carro fúnebre y finalmente lo llevan al cementerio.

Volver

Comentarios