bn

Metaire, LA- Cuando el arte corre por las venas se nota.

Hasta en los rincones más recónditos de los pueblos más escondidos dentro de los países más inesperados hay un artista con talento haciendo cualquier otro trabajo en donde no puede demostrarlo.

Cada vez más Latinoamericanos llegan a lugares en donde pueden exponer aquel talento nato o innato que han cosechado y construido a lo largo de los años; es por ello que hoy queremos traer para ustedes esta historia que sin duda puede servir de inspiración para jóvenes y no tan jóvenes que sueñan con vivir una vida dentro del ámbito artístico.

Con el amanecer de este jueves 22 de julio de 2021, nos encontramos con un nombre que llamó nuestra atención de inmediato; Marta Rodríguez Maleck, quien aleguas debe tener algún origen hispano y hoy tiene un espacio dentro del Museo de Arte de New Orleans en el que muestra su más reciente proyecto ‘To Die is to Live’.

Marta Rodríguez Maleck, tiene raíces Españolas y Argentinas, justamente dos países que se caracterizan por exportar tango, flamenco y arte a todo el mundo.

‘Morir es Vivir’ es una instalación de luz y sonido que entrelaza voces de toda la comunidad presentado en el Gran Salón deL NOMA, quienes ofrecieron un espacio para personas que querían expresar su dolor y pérdida, contemplar la mortalidad y el renacimiento y explorar la curación y la esperanza.

La joven artista de 30 años nació en Springfield Massachusetts y se mudó a la ciudad de New Orleans hace 10 años luego de vivir en la costa este y graduarse de la Escuela de Diseño de Rhode Island con un BFA en Diseño Textil.

“¿Qué debe morir y qué debe renacer, reinventar o resolverse para seguir viviendo?” se pregunta Rodríguez Maleck en su exposición de arte que nace como resultado de una serie de conversaciones que la artista tuvo en las galerías del museo y en varios sitios de Nueva Orleans.

Dicha exposición tuvo grandes aliados como Jane's Place Neighborhood Sustainability Initiative, una organización de derechos de vivienda comprometida con la creación de vecindarios sostenibles, democráticos y económicamente justos, y LUNA (Latinos Unidos de Nueva Orleans en Acción), una coalición juvenil multirracial de base que construye el poder y la participación de los jóvenes de entre 16 y 24 años.