Deserción escolar

La deserción estudiantil a nivel de secundaria y primaria, es el fenómeno que la población hondureña viene enfrentando durante este tiempo de pandemia. El 2020 fue un año difícil para los padres de familia que no contaron con el apoyo del gobierno para que sus hijos tuvieran acceso a internet, teléfono inteligente o computadora para poder integrarse a la nueva metodología de educación.

Contrario a lo que ocurre en los hermanos países de Centro América, como Guatemala, Nicaragua, Costa Riva, El Salvador en donde los gobiernos si se han preocupado por facilitar al estudiante la logística necesaria para que pueda continuar en su proceso de desarrollo profesional.

Todo esto llevó a un alto porcentaje de deserción de las aulas virtuales de clases, hay otros factores que también influyen en el crecimiento de esta deserción, la falta de un teléfono inteligente y la baja escolaridad de los padres aplicar y alientan la deserción escolar.

En este 2021, Honduras se apresta para iniciar un nuevo periodo lectivo a nivel nacional, en aldeas y caseríos, maestros, estudiantes y padres de familia trabajan diseñando estrategias que les permiten realizar sin problemas esta actividad en este año.

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) no logró para Honduras concretar el internet gratis para los estudiantes y una iniciativa en ese sentido terminó “engavetada”. Ni por un lado ni por otro, los estudiantes tuvieron internet gratis.