Irlanda,

 Aunque parece sacada de una historia de Ripley (Ripley's Believe It or Not!) es real, todo sucedió e cuando una mujer llegó a la sala de urgencias  de un hospital  en Dublín, Irlanda, donde los médicos no hallaban la causa del fuerte dolor de estómago de una mujer de edad avanzada.

Sin embargo, al momento de practicar los respectivos exámenes encontraron un resultado sumamente inusual, lo que evidenciaron en la radiografía que le tomaron a la mujer para determinar lo que estaba causando el fuerte dolor, fue impresionante.

 La imagen arrojó una significativa cantidad de objetos del mismo tamaño y volumen.

 Se trataba de decenas de pilas de esas que se utilizan usualmente para el control remoto del televisor

Luego de varios intentos de expulsión a través de otros métodos menos invasivos, los médicos no tuvieron más remedio que llevar a la mujer al quirófano para practicarle una cirugía en la que le lograron extraer 46 baterías AA y AAA.

De acuerdo con lo que expone el artículo del Irish Medical Journal, la ingesta de estas pilas es considerado un raro método de autolesión que tiene un alto potencial de causar severas e irreversibles complicaciones en el tracto digestivo.

El proceso de extracción de las pilas fue algo difícil según los médicos que atendieron a la dama.

Tras varios días de seguimiento, la adulta mayor solo pudo eliminar cinco de ellas. En vista de que este método no fue tan eficaz como se esperaba se procedió a la cirugía que solo pudo extraer 46 de las baterías, puesto que las otras cuatro se encontraban atoradas en el colon y tuvieron que ser sacadas por el ano

Los cirujanos, al hacer la intervención quirúrgica, se encontraron con un estómago distendido y estirado que, por el peso de los objetos ya hacía contacto con el hueso púbico.

Luego de varios días de recuperación se confirmó que el estado de salud de la mujer era óptimo, por lo que le ordenaron el alta médica sobre este impresionante caso