El Salvador

La nueva Asamblea Legislativa de El Salvador tomó posesión el día sábado 01 de mayo sin seguir el protocolo normal establecido y de inmediato su primer punto de agenda fue la destitución de los magistrados a la Corte Suprema de Justicia y la del Fiscal General de la República, aunque la constitución le da la potestad a la Asamblea para poder hacerlo, estos no presentaron las causas del porque la destitución.

Las reacciones de varios diputados de la oposición no se dejaron esperar y han condenado la acción que califican de inconstitucional y como un golpe de estado, 64 votos a favor contra 10 en contra de las 84 curules que tiene la asamblea, decidieron hacer estos cambios repentinos e inmediatos. En el mismo momento y sin perder tiempo la Asamblea nombro y juramentó a los nuevos magistrados y al nuevo Fiscal General.

Las reacciones internacionales se dieron inmediatamente, rechazando y condenado la acción que pone en peligro la frágil democracia de este país centroamericano. “Condeno los pasos que viene dando el poder político para desmantelar y debilitar la independencia judicial de los magistrados destituyendo a los integrantes de la Sala Constitucional”. Publicó el relator especial de la ONU.

La Organización de Estados Americanos OEA también condenó la decisión “en la democracia las mayorías tienen la responsabilidad de ser garantes fundamentales para asegurar el respeto a los Derechos Humanos y las libertades fundamentales, el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al Estado de Derecho, el régimen plural de partidos y organizaciones políticas y la separación e independencia de los poderes públicos”.

La Sociedad Civil está convocando por medio de las redes sociales a la población para realizar una manifestación repudiando las acciones de la Asamblea legislativa a lo que ellos califican de “Golpe a la Democracia”.

El presidente Nayib Bukele ha respondido ante la presión internacional y en su cuenta de twitter se lee así: A nuestros amigos de la Comunidad Internacional:

“Queremos trabajar con ustedes, comerciar, viajar, conocernos y ayudar en lo que podamos. Nuestras puertas están más abiertas que nunca. Pero con todo respeto: Estamos limpiando nuestra casa.  ...y eso no es de su incumbencia.”