Abogada Carolina Echeverría

El asesinato de la excongresista y candidata a diputada por el partido Liberal, Carolina Echeverría Haylock ha causado conmoción en todo Honduras y el repudio de los diferentes sectores de la sociedad. De acuerdo con la autopsia practicada por forense, Carolina Echeverría medicina recibió 14 impactos calibre nueve milímetros, que le quitaron la vida en el momento del atentado.

Los estudios indican que Echeverría Haylock recibió 14 disparos, ocho en la espalda, uno en la cabeza y los otros en sus extremidades superiores.

La Abogada Echeverría era originaria de la Mosquitia y representaba al departamento de Gracias a Dios, fue militante del partido Liberal y aspiraba volver al congreso para poder legislar en beneficio del pueblo misquito.

Abogado Wilfredo Urtecho Jeamborde

El abogado Wilfredo Urtecho Jeamborde nunto a su esposa.

Este martes su cuerpo fue trasladado a la sede del partido Liberal en Tegucigalpa, donde se le hizo un homenaje póstumo y el candidato presidenciable Yani Rosental expreso su más profundo sentimiento de pesar y condenó el asesinato, exigiendo a las autoridades dar con el paradero de los sicarios que se prestaron para el asesinato de una gran mujer líder.

Este martes el cuerpo de la abogada Carolina Echeverría, será traslada a su lugar de origen por aviones de la Fuerza aérea hondureña donde será velada para luego darle Cristiana sepultura. La noche del lunes se desarrollo una vigilia en la iglesia de la comunidad.

Asesinos con vestimenta de Bioseguridad.

Trajes de bioseguridad

Los delincuentes una vez cometido el objetivo en las afueras de la residencia se despojaron de los trajes de bioseguridad que utilizaron en el atentado.

Los asesinos de la abogada llegaron a la residencia vestidos con trajes de bioseguridad, simulando ser personal de salud, tocaron el timbre y esperaron a que alguien abriera la puerta. Su esposo el comisionado de Policía en condición de retiro y abogado Andrés Wilfredo Urtecho Jeamborde se encontraba en su habitación, donde permanecía aislado por encontrarse con contagio de Covid, en ese momento miraba la televisión, al escuchar el timbre cambio la frecuencia para monitorear las cámaras de seguridad y logró observar a los asesinos, inmediatamente corrió con pistola en mano y le gripo a su esposa “¡No abras!”, pero era demasiado tarde, la abogada ya había abierto la puerta.

Carolina Echeverría se encontró en la cocina preparando la cena para su esposo y el personal doméstico que también está con Covid, ella decidió permanecer en la casa para poder darle el cuidado y la atención a su esposo y sus empleadas.