Asilo

El gobierno de Joe Biden puso fin al acuerdo migratorio firmado con Guatemala en el año 2017 con el ex presidente Jimmy Morales y Donald Trump, el acuerdo de (tercer país seguro) consistía en que Estados Unidos podía deportar emigrantes salvadoreños y hondureños a territorio Guatemalteco.

La decisión del gobierno de Joe Biden fue tomada con mucha satisfacción por parte del presidente Alejandro Giammattei, quien manifestó su disposición de continuar cooperando muy de cerca en asuntos migratorios con Estados Unidos.

Así mismo el presidente Alejandro Giammattei, manifestó su compromiso para seguir fortaleciendo los controles migratorios y afrontar junto con Estados Unidos las causas de la migración irregular y establecer un plan de desarrollo integral para la población.

Hasta el 2020 Estados Unidos había deportado al menos unos 700 migrantes hondureños y salvadoreños amparado en el acuerdo de cooperación de asilo. Al llegar a Guatemala, los migrantes deportados eran trasladados al Instituto Guatemalteco de Migración para brindarles el apoyo en todos los aspectos. Los migrantes podían elegir uno de los tres caminos, asilo, protección o retorno asistido a su país de origen.

Un informe presentado por Human Rights Watch y Refugees International señala que el convenio no cumple con los criterios establecidos por Estados Unidos con terceros países seguros. El informe presentado en mayo del 2020 establece que Estados Unidos, retornó a territorio guatemalteco a migrantes a quienes no se les dio la oportunidad de presentar la solicitud de asilo en territorio estadounidense.