famoso con mi copa - editorial

Desde que comenzaron a popularizarse las transmisiones por Facebook live y la comunidad Latina descubrió que con su teléfono celular podía conectar a cientos de personas en tiempo real, muchos motivados por el movimiento que a nivel de medios comenzó Jambalaya News se dieron a la tarea de aprender las técnicas de transmisión y se han equipado con software y tecnología que les permite producir material audiovisual y aún sin ser una estación de televisión han comenzado a competir con estos en la transmisión de eventos especiales.

Hasta aquí todo estaba bien, hasta que comenzó la usurpación de funciones vendiéndole al público y comercio local un producto adulterado centrado en el concepto de EXCLUSIVIDAD,  término que a larga termina aniquilando al inversionista, porque en lugar de hacer de su evento un lugar donde todos tengan participación y proyectarse como algo comunitario le termina cerrando las puertas. Los 17 años que llevo ejerciendo periodismo en New Orleans me avalan para decirles que llego el momento de parar la marginación de los pocos medios de comunicación que han quedado en esta ciudad por seudo-medios que se acreditan roles que no les competen. Una cosa es informar y otra es transmitir.

La ciudad se inundó de programas deportivos en la plataforma de Facebook que compiten unos con otros por ganar los contratos de publicidad o transición de eventos deportivos. Ocupación que nos parece admirable porque muchos siendo empíricos en lo que hacen, se han tomado el tiempo de prepararse y lo están haciendo bien, el punto a tratar en esta nota es el hecho que la población está viendo en estas transmisiones live la única manera de promoción de sus eventos y se están olvidando del rol tan importante que cumple la prensa escrita.

El caso más reciente, “La Copa Unic femenino”, un evento muy importante para la comunidad deportista de la ciudad, pero del que ningún medio quiere hablar y mucho menos escribir por la manera en la que se manejó. Para empezar, el organizador un joven sin mucha experiencia le entrega el control absoluto a un solo medio de transmisiones por Facebook “AV- TVNOLA”, y según fuentes confidenciales la razón de esto fue según en las palabras del organizador Melvin García porque “no quería que nadie se hiciera famoso con su copa”.

Craso error señor García, una declaración mal orientada ya que los medios no buscan prestigio al informar a la comunidad de lo que está pasando, los medios serios y objetivos buscan resaltar los puntos importantes y señalar los errores para futuros eventos.

Lamentablemente en este torneo hubo un silencio informativo, solo salió a la luz pública lo que algunos valientes encargados de equipos se atrevieron a denunciar y los múltiples mensajes de texto por WhatsApp que se filtraron de todo el desorden que fue la Copa.  Aquí está la diferencia entre una empresa contratada para transmitir y un medio de comunicación cuya misión es dar a conocer los hechos y las condiciones bajo las cuales se realizan los eventos. A la larga los medios cuidan de la integridad de las personas involucradas y les ofrecen más de un punto de vista a los lectores.

Desafortunadamente de "la Copa Unic Femenino" lo único rescatable que Jambalaya puede reportar es que hubo un buen número de equipos inscritos, mujeres con deseos de jugar y un campeón, lo demás lo dejo a su imaginación.  

Ojalá que esta nota cale en la conciencia de los que están con esfuerzo construyendo un legado en el deporte local y no permitan que se continúe perdiendo la historia de las cosas importantes que se están haciendo. Ojala y hubiera más piezas escritas y publicadas para que se comience a valorar lo que los periódicos y los medios de prensa hacen en beneficio de las comunidades.

Zapatero a su zapato