test

Donald Trump en su discurso presiona a los demócratas para construir el muro

Publicado: 09 Enero 2019 | Visto 51 veces

Donald Trump ha ofrecido esta madrugada su primer discurso a la nación para reclamar fondos para la construcción del Muro en la frontera con México, la condición que ha impuesto para reabrir el Gobierno federal, parcialmente paralizado desde hace 18 días.

El líder estadounidense afirmó que existe una “creciente crisis humanitaria y de seguridad en la frontera” y culpó a los demócratas del desbarajuste institucional generado por la falta de compromiso para financiar las agencias gubernamentales.

Pero el discurso no aportó ninguna novedad. Ni declaró el estado de emergencia ni ordenó el cierre de la frontera, dos de las medidas con las que había amenazado en las últimas semanas.

Los demócratas le acusaron minutos después y en un formato similar de “manufacturar” la supuesta crisis fronteriza.

Nada sugiere que el duelo de argumentos en horario de máxima audiencia vaya a mover el péndulo de la batalla política e ideológica que se vive en Washington.

La mayoría de estadounidenses se opone a la construcción de la barrera y también al cierre del Gobierno, del que se culpa mayoritariamente al presidente y su partido.

De ahí que la Casa Blanca optara por trasladar el debate a la población y preparase para esta misma semana una visita de Trump a la frontera.

Al presidente no le convencía ninguna de las dos ideas, según reconoció en una reunión con periodistas pocas horas antes de la alocución. “No va a cambiar absolutamente nada, pero aun así lo voy a hacer”, les dijo el martes a los reporteros.

El discurso acabó siendo más presidencialista de lo habitual, pero una vez más trató de azuzar el miedo contra los inmigrantes.

Trump les culpó de los grandes problemas del país, desde la criminalidad, a las drogas pasando por los bajos salarios, en contra de lo que sugieren los datos.

Los asoció con las bandas criminales que operan en la linde, a las que responsabilizó de “miles de muertes”, y se detuvo a detallar los casos de varios estadounidenses asesinados por inmigrantes sin papeles.

“La inmigración ilegal incontrolada daña a todos los estadounidenses”, dijo el republicano desde el Despacho Oval. “Esta es una crisis humanitaria: una crisis del corazón y una crisis del alma”.

Al final los analistas califican el discurso de Trump como un mensaje vacío, carente de fundamentos sólidos,que no convence a nadie, un discurso barato más con la intensión de meter miedo y buscar satisfacer sus caprichos.

Volver

Comentarios