test

FRANQUICIA DE LOS BABY CAKES SE VA DE NOLA

Publicado: 12 Septiembre 2018

Metaire LA - Atraídos por la perspectiva de un nuevo complejo de estadio valorado en unos $73 millones de dólares, los propietarios de los Baby Cakes al parecer han acordado hacer el viaje a la ciudad de Wichita en el estado de Kansas, dijeron varias fuentes familiarizadas con las ideas del equipo.

Después de muchos años en el Shrine on Airline o el estadio de Airline como se conoce entre los hispanos los Baby Cakes dejarían su hogar después de terminada la temporada del 2019 como muy pronto, mientras que los oficiales de Wichita están más que entusiasmados de que un equipo afiliado a las grandes ligas pueda ayudar en el rejuvenecimiento del centro de la ciudad donde además de la construcción de un nuevo estadio también contara con otros atractivos de entretenimiento con tiendas, restaurantes y otros servicios.

El alcalde de Wichita Jeff Longwell confirmó el jueves 6 de septiembre que los Baby Cakes equipo de Triple-A dejaran Metairie, ciudad donde el equipo ha jugado desde que se mudó de Denver en 1993 con el nombre de Zephyrs, donde inicialmente realizaban sus partidos de casa en Privateer Park en el campus de la UNO hasta que se mudaron al estadio de Airline en 1997, donde han servido en varias ocasiones durante el año como una granja afiliada y de talentos de Milwaukee Brewers, Houston Astros, Washington Nationals, New York Mets y Miami Marlins de la MLB.

El éxito más alto que ha alcanzado el equipo durante su estadía en la ciudad fue en 1998, cuando ganaron el campeonato de la Pacific Coast League y luego el título de Triple-A serie mundial ante Buffalo. Tres años después volvieron a ganar otro título de PCL pero la serie mundial fue cancelada por los ataques terroristas del 11 de septiembre por lo que se les concedió nombrarlos co-campeones con Tacoma.

Una de las razones que consideramos motivó a la institución a cambiar de escenario es la baja asistencia de aficionados a presenciar los juegos, en muchas ocasiones el equipo ha jugado con asientos en su mayoría vacíos, en el 2017 se realizó el cambio de marca de los Zephyrs a los Baby Cakes, aludiendo una referencia a las tortas de los reyes que son muy populares en la zona durante el carnaval de Mardi Gras.

Otro de los motivos que empujan al equipo a mudarse es el que aparentemente tiene tres años restantes en su contrato de arrendamiento en el Shrine on Airline. Se rumora que los funcionarios de la ciudad y del estado ya están buscando otro equipo de ligas menores, probablemente uno de AA. También dijeron que ellos fueron notificados de los planes del equipo el martes 4 de septiembre, “Estamos molestos cuando alguien quiere irse de Jefferson Parish” dijo el presidente de la parroquia, Mike Yenni, sin embargo, dijo que planea trabajar duro para asegurarse que el estadio continúe siendo utilizado para eventos y no se apague. “Creo que podremos encontrar otros usos como béisbol de la escuela secundaria, fútbol americano universitario, conciertos”, dijo Yenni.

Durante una breve entrevista el miércoles a varios medios de comunicación, el gerente general de Baby Cakes, Augusto “Cookie” Rojas, dijo que la organización se sintió alentada tanto por el apoyo que recibió de la comunidad local como por los resultados que publicó en el diamante para la campaña de 2018 que concluyó hace apenas unas semanas.
Los Baby Cakes terminaron la temporada con un récord de 69-70, lo más cerca que estuvo el club de terminar con un récord de .500 en seis años. Rojas dijo que el club también había enviado varios jugadores a las Grandes Ligas.

“Todo lo que estamos haciendo es esperar el 2019”, dijo Rojas.

Fuente: Jambalaya News
Volver

Comentarios