test

New Orleans ... ¿Crescent City o Sin City?

Publicado: 10 Agosto 2018 | Visto 281 veces

El pasado sábado 28 de Julio la llamada “Ciudad de la Luna Creciente” mostró su lado oscuro cuando dos encapuchados con un rifle y una pistola dispararon indiscriminadamente contra una multitud en las afueras de un negocio ubicado en la avenida South Clairbone a tan solo 3 millas del Barrio Francés con un saldo trágico de 3 víctimas fatales y 7 heridos. Testigos afirmaron que los dos hombres armados atacaron por detrás a dicho grupo de personas y luego huyeron a pie del lugar. La Alcaldesa Latoya Cantrell condenó este terrible hecho en un comunicado... “No hay lugar en New Orleans para este tipo de violencia. Hablo en nombre de todos los habitantes de nuestra ciudad al decir que estamos furiosos, disgustados y hartos de esta violencia”. Escenas como esta, similares a las del film “Sin City” de Quentin Tarantino, nos pone a reflexionar muy adentro preguntándonos ... ¿Qué tan seguros estamos los habitantes de la ciudad de New Orleans? ¿Cuáles son las razones que llevaron a estos delincuentes a cometer semejante atrocidad? ¿Qué tan eficaces han sido las autoridades para prevenir estos delitos?

CAUSAS

Autoridades señalan que son diversas las causas de este flagelo que cobra como promedio UNA VIDA cada DOS DIAS en una demografía que no llega a los 400.000 habitantes. Una de ellas sin duda es la proliferación de armas en el país. Registros señalan que en EEUU existen entre 270 y 300 millones de armas en manos de 323 millones de habitantes; eso equivale a casi UN ARMA por persona. Es complejo el problema pero sin duda existe una verdadera falta de voluntad política por parte del Gobierno para contener el avance comercial de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés). Otras razones que destacan serían el tráfico de drogas, el conflicto entre bandas, la segregación en ciertos sectores de la población e incluso la violencia doméstica. La periodista de la BBC Ashley Gold lo resume en la siguiente declaración... “Los crímenes violentos son impulsados principalmente por factores sociales tales como la cantidad de población joven, las desventajas socioeconómicas y la desorganización social en una determinada ciudad”. Otros expertos señalan que los cuerpos policiales han reducido su intensidad a raíz de las fuertes críticas que han recibido debido al maltrato ejercido en el pasado contra las minorías afro descendientes.

INDICADORES

Durante años la ciudad del Jazz ha encabezado los indicadores de violencia en los EEUU. Según el geógrafo y experto en demografía Andrew Schiller, creador del sitio web “Neighborhoodscout.com, la ciudad de New Orleans lleva varios años en el top 5 de las ciudades más violentas de los EEUU. Actualmente se encuentra en el 4to puesto con una tasa de 44 homicidios por cada 100.000 habitantes, solo por detrás de San Luis (60 homicidios por cada 100.000 habitantes), Baltimore (52 homicidios por cada 100.000 habitantes) y Detroit (45 homicidios por cada 100.000 habitantes) números escandalosos que se encuentran muy por encima de la TASA NACIONAL (5 homicidios por cada 100.000 habitantes).

QUE HACER

Desde hace algunos años, la Policía de New Orleans trabaja en conjunto con la Policía estatal de Louisiana. Los resultados han sido modestos. Se podría decir que los indicadores de violencia se han mantenido o reducido escasamente. Se deben implementar políticas más eficaces que ofrezcan verdaderos resultados a corto plazo y mediano plazo. Se debe elaborar un plan diseñado para descentralizar la fuerza policial, eliminar la burocracia, combatir la corrupción e invertir en tecnología que permita detectar exactamente dónde se producen los delitos, para así desplegar la fuerza policial en los sitios donde la incidencia del crimen sea mayor.

DIRECTO AL GRANO: Más efectivos policiales y más patrullaje.

Numerosos estudios en materia criminal con información de las ciudades más importantes de los Estados Unidos, demuestran que el aumento en el número de policías está asociado con descensos en la criminalidad futura. La inversión en activos (vehículos y equipos) debe ser de carácter obligatorio. Un patrullaje efectivo debe concentrarse en las zonas de exclusión y marginación de la ciudad. Se debe lograr que en estos barrios, el orden se perciba. Así se previene el delito. El orden llama al orden.

TASA DE ENCARCELAMIENTO

Es una máxima universal; a mayor cantidad de delincuentes, mayor cantidad de delitos. También es cierto que a mayor tasa de encarcelamiento, menor cantidad de delitos. A esto se le llama “Incapacitación”... y significa que al encerrar al delincuente, lo sacas de la calle y por ende no podrá cometer más delitos. Otra razón del por qué las prisiones disminuyen la criminalidad es la “Disuasión” ¬y no es más que el temor al castigo que sienten los posibles o potenciales criminales.

LUCHA CONTRA LAS DROGAS

Durante la década de los 80 en EEUU los indicadores de violencia llegaron a su punto más álgido. La tasa nacional de asesinatos osciló entre 8 y 9 homicidios por cada 100.000 habitantes. Incluso llego a sobrepasar los 10 homicidios por cada 100.000 habitantes y una de las grandes causas fue el boom del crack de cocaína que sacudió a la joven población de esa época. Las autoridades emprendieron una lucha contra estas pandillas que comercializaban y se disputaban el mercado. Tras una década, los resultados comenzaron a visualizarse. Cada año de la década de los 90 registró descensos en el número de homicidios. Muchos factores contribuyeron. Además del incremento en el número de agentes, patrullaje en los barrios y encarcelamientos, el cambio en el mercado del crack de cocaína, el envejecimiento de la población, el endurecimiento del control de armas y la legalización del aborto contribuyeron también a la drástica reducción de la tasa de homicidios que se ubicó en 5.5 homicidios por cada 100.000 habitantes, lo que representaba un descenso de más del 40% con respecto a la década pasada. Hoy en día, la HEROINA ha tomado el puesto del crack de cocaína y la lucha contra las drogas debe centrarse en ella como objetivo primordial.

Por último, no hay que olvidar el tema social. Se debe incentivar el desarrollo del capital social, sobretodo de quienes viven en los barrios más segregados. El control de natalidad, la educación, los programas familiares y la inclusión e inserción en la sociedad de dicha población, garantizará una generación menos delictiva.

Fuente: Jambalaya News
Volver

Comentarios