test

Una marcha poderosa en denuncias Pero pobre en asistencia

Publicado: 10 Mayo 2018

A pesar de ser una marcha poderosa en demandas y denuncias contra la política anti-inmigrante que se ha desatado en muchas comunidades alrededor de los Estado Unidos, la participación de la comunidad hispana en New Orleans fue muy pobre. “Cada vez somos menos” me comentaba uno de los miembros del Congreso de jornaleros, haciendo la comparación de lo que fue la primera marcha del 2006 y lo que es ahora. Parece que el miedo está luchando con la indiferencia de muchos que no pueden o no quieren perder un día de trabajo para unirse a la lucha, sin embargo son los primeros que piden ayuda cuando la adversidad les toca la puerta de sus casas. Expreso.
La mayoría de inmigrantes sin un estatus definido en este país tienen una historia que contar. No todas son de éxito o superación, hay quienes han tenido que enfrentar la explotación por parte de sus empleadores, malos tratos, abuso sicológico y policial y en el peor de los casos ser criminalizados por su condición migratoria. Este año, los miembros del Congreso de Jornaleros, trabajadores en general y organizaciones aliadas a este movimiento marcharon para exponer los abusos de ICE y exigir el cierre de su agencia. También marcharon para exponer la agenda del pueblo frente a los nuevos concejales de la ciudad y su nueva alcalde electa La Toya Cantrell, entre las peticiones resaltan No más vigilancia en la ciudad, que pasen la Ordenanza de Horarios Justos para que los trabajadores tengan control sobre sus vidas! Que haya más inversión en educación y trabajo, no cárceles ilegales y no mas fiscales corruptos!

Sin embargo, la marcha que este año convoco a los participantes frente a la iglesia First Grace United Methodist en apoyo a José Torres el inmigrante de origen salvadoreño quien lleva 7 meses en Santuario, y que también incluyo en su recorrido la corte criminal que está en la avenida Tulane a la cual han ingresado muchos inmigrantes a pagar infracciones y salen esposados a las cárceles de inmigración, no fue de las más concurridas. Que penoso que en una ciudad donde viven tantos latinos, a un evento tan importante para esta comunidad no puedan llegar ni mil personas. Quizá esa es la razón por la cual los abusos continúan y los objetivos toman mucho tiempo en conquistarse, porque cada vez son menos los que quieren involucrarse.

Lo rescatable de la acción fue que se hizo, con los mismos como dirían muchos, pero estos mismos son los que le dan fuerza a este movimiento de lucha, y mantienen viva la esperanza que vendrán cambios para las minorías en New Orleans. Por ahora el Congreso de Jornaleros trabaja en el proyecto “Comité por la Justicia de Kenner” el cual busca que ya no se criminalice a los conductores de la ciudad por una infracción menor de tráfico y mucho menos que la policía colabore con ICE, para ello miembros del Congreso comenzaron a realizar reuniones periódicas con los residentes del área y ya se están organizando. Les mantendremos informados de los avances del proyecto.

Fuente: Jambalaya News
Volver

Comentarios