test

FUEGO, FUEGO Incendios continúan destrozando hogares en Nola

Publicado: 10 Febrero 2018 | Visto 1214 veces

La madrugada del sábado 3 de Febrero será una fecha difícil de olvidar para una docena de familias hispanas residentes en el sector mejor conocido como “El Barrio Chino” en el Este de New Orleans que de un momento a otro vieron consumidas todas sus pertenencias producto del voraz incendio que se reporto alrededor de 12:30 de la madrugada.

Rosa María Rocha, hondureña, originaria de Limón, Colon, sobreviviente del incendio nos relata frente a la que fuera su casa por los últimos tres años como se dio cuenta del incendio. “ Acaba de llegar de mi trabajo del Convention Center y estaba lista para acostarme cuando de repente escuche dos gritos de afuera, la primera vez dijeron fuego y no hice caso, la segunda vez dijeron fuego y yo mande a mi hija a que se asomara por la ventana, fue ahí cuando ella me grito mami, mami algo se está quemando afuera, cuando yo me asomo con mi hija, el fuego nos estaba alcanzando a nosotros” – No sé cómo pero Dios me dio la sabiduría de sacar a mis hijos. Lo que más me preocupaba era mi prima Marta que no se despertaba a pesar que le tocamos varias veces la puerta, nos dice la señora Rocha.
La historia de horror no termina aquí, Marta Ruiz, prima de la señora Rocha, al verse atrapada junto a sus hijos por las llamas no le quedo más alternativa que tirar a sus hijos del segundo pido y lanzarse ella también tratando de salvar sus vidas. Todos fueron llevados de emergencia al hospital para ser tratados por quebraduras e inhalación de humo. En el siniestro un bombero también resulto con quemaduras.

El incendio ocurrió en el lugar llamado “La vecindad” en el 14401 Peltier Dr., New Orleans East, una área pobre, casi olvidada por las autoridades de la ciudad de New Orleans, donde el arriendo es relativamente bajo en comparación a otras áreas de la ciudad debido a las condiciones en las cuales se encuentran los apartamentos, muchos de los que rondan el sector usan drogas de ahí la teoría de muchos de los residentes de los apartamentos que el incendio se produjo en uno de los dos vehículos que estaban estacionados en el interior, alguien de los que estaban pasando la noche encendieron un fuego para cocinar algo y de repente el colchon agarro fuego y en lugar de sacarlo lo metieron hacia dentro provocando que las llamas se propagaran por todos lados. Fue una suerte que las 54 unidades no se quemaran por completo.

“Ninguno de los apartamentos tenia detector de humo. - Las personas no saben los derechos que tienen cuando rentan una casa, pagan, mas no se percatan que no tienen detector de humo”. Dijo Cristy Fajardo activista comunitaria.

Glenda Centeno, originaria de Iriona Colon, también nos conto su experiencia la noche del incendio. “Recuerdo el momento que tuve que sacar mi familia, mis hijos, gracias a Dios mi hermana estaba conmigo con mi sobrina y sintió el humo, al ver el fuego ella quería tirarse por las gradas porque vivíamos en el segundo piso, la única alternativa fue deslizarse por una de las barandas que estaba al lado de los apartamentos. Lo más escalofriante que viví fue cuando la vecina y sus hijos se tiraron del segundo piso. Eso dejo en mí demasiadas secuelas, verla gritar, empapada de llanto, pidiendo ayuda. Gracias a Dios los bomberos pudieron evacuar a los tres.

La vecindad, nombre con el cual se conoce el sitio específico donde sucedió el incendio es propiedad de tres personas y no cuenta con los códigos suficientes para ser habitada. “Cuando tu estas en una ciudad donde no te toman en cuenta y no sabes donde reclamar, las cosas son más difíciles, estas propiedades están llenas de ratones, nunca fueron revisados después de Katrina. La gente vive aquí porque son baratos y Code Enforcement no hace nada”. Lamenta Fajardo.

Mabel Bernárdez, también fue otra víctima del incendio. “Yo solo recuerdo que esa noche sentía una gran inquietud, entraba y salía. Pero me quede dormida con mi hijo, mi esposo se quedo escuchando un programa de Dios y de repente como a la hora me dice que siente olor a humo y cuando salimos vimos las llamas, me desespere tanto al pensar en mi hijo porque es un bebe todavía y lo único que hice fue quebrar una ventana para poder salir. Empezamos a gritar hasta que se acercaron para ayudarnos. Se quemo todo, no tenemos papeles, no tenemos nada.

Con esta tragedia son cuatro los incendios que se han reportados en esta área en corto tiempo. Este último incidente hará que se tomen cartas en el asunto y buscar ayuda legal que pueda representar a las familias. Ya que las autoridades de Code Enforcement de la ciudad de New Orleans no deberían estar dando permisos para alquilar propiedades en tan mal estado.

Por ahora las familias tratan de encontrar la manera de comenzar de nuevo, una difícil tarea cuando toca hacerlo de cero. La casa de Fajardo fue el lugar de contacto para que miembros de la Cruz Roja pudieran obtener los datos de las familias afectadas que en un 99% son hondureños.

Si usted después de leer este articulo desea ayudar a las familias puede comunicarse al (504)575.6333, cualquier ayuda será bien recibida.

Fuente: Jambalaya News
Volver

Comentarios