test

Incendio consume el Museo Nacional de Brasil en Río de Janeiro

Publicado: 03 Septiembre 2018

“Hoy es un día trágico para Brasil, un día triste para todos los brasileños”, dijo el presidente interino Michel Temer cuando las llamas del Museo Nacional todavía no se habían extinguido por completo en Río de Janeiro.

Temer, poco afecto a la cultura, uno de los blancos de los últimos meses de sus recortes presupuestarios, reconoció que las pérdidas provocadas por el incendio eran “incalculables”. El Museo Nacional debía su prestigio en el mundo a un tesoro de proporciones.

Guardaba el esqueleto más antiguo del continente, el de una mujer que había muerto hace más de 12.000 años en la región que sería Minas Gerais. La encontraron en 1974.

Recién a las seis de la mañana del lunes los bomberos pudieron controlar el fuego. Para entonces, el inventario era devastador.

El único consuelo que encontraban las autoridades tenía que ver con la ausencia de víctimas y aquello que pudo salvarse de la devastación. Se lo consideraba la institución científica y cultural más antigua del país.

Su origen se remonta a tiempos coloniales. El rey portugués Juan VI impulsó su creación en 1818, y desde entonces guardaba 20 millones de piezas, entre momias egipcias, que llegaron al territorio imperial por la veleidad coleccionista del emperador Pedro I, hasta el principal acervo de las culturas originarias.

Visitar el Museo Nacional era casi un imperativo de los turistas que llegan a esa “ciudad maravillosa” envuelta en cenizas en la noche del domingo.

Todo comenzó en la tarde del domingo, apenas se cerraron sus puertas. Las autoridades todavía no se ponían de acuerdo sobre el origen preciso del fuego.

Pero lo que salió a luz de inmediato eran los enormes problemas estructurales y financieros que rodeaban al Museo Nacional. Al punto de lo absurdo. El comandante del cuerpo de Bomberos, Roberto Robadey Costa Junior, reconoció que cuando llegaron hasta el lugar que alguna vez albergó a la case real portuguesa, no pudieron utilizar sus recursos hidrantes para apagar el fuego. “No funcionaban”.

Volver

Comentarios