test

La ONU acusa al gobierno de Daniel Ortega de violaciones de derechos humanos

Publicado: 30 Agosto 2018 | Visto 168 veces

El Gobierno de Nicaragua ha cometido violaciones de los derechos humanos y es culpable de desviar la mirada mientras grupos armados arrestaban a los manifestantes, algunos de los cuales fueron luego torturados y violados, ha explicado la oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas en un informe.

La ONU ha denunciado que el grado de represión "es tan alto" que ha forzado al exilio a ciudadanos por el simple hecho de expresar opiniones distintas a las del Gobierno.

La violencia que las fuerzas gubernamentales han ejercido desde el pasado abril contra los manifestantes que reclaman la salida del presidente Daniel Ortega ha obligado a muchos a intentar escapar del país o, por lo menos, a intentarlo.

La organización lamenta que "el mundo aparte la vista" de la crisis que ha surgido en el país centroamericano, donde a pesar del "contexto de miedo y desconfianza que se ha generado", han continuado las manifestaciones para que se respeten las liberades individuales.

Después de que las protestas comenzaron en abril, las personas asociadas con el partido sandinista en el poder se movilizaron en "fuerzas de choque" para atacar a los manifestantes. "Se informa de que estos elementos armados están bien entrenados y dotados con vehículos, equipo militar y armas, incluso de alto calibre como los fusiles de francotirador AK-47 y Dragunov", se escribe en el informe.

En una entrevista televisiva, Ortega dijo que dichos grupos son "policías voluntarios" en "misiones especiales" y que operan encubiertos por razones de seguridad, según dice el informe.

"El OACDH (la oficina de derechos humanos de la ONU) ha reunido una amplia información (de fuentes confidenciales) según la cual grupos progubernamentales actuaron con la aprobación de las autoridades estatales de alto nivel y de la policía nacional (a menudo de manera conjunta y coordinada) y que siguen actuando con total impunidad ", dice el informe.

El informe señala que en la primera fase de la crisis la policía y las "fuerzas de choque" reprimieron las protestas, mientras que en una segunda etapa desmontaron violentamente las barricadas levantadas por los manifestantes.

"Todo esto con el beneplácito de autoridades estatales y de la policía nacional, a menudo de forma conjunta y coordinada", sostiene el informe. "Aunque el Gobierno ya no niega la existencia de elementos armados progubernamentales, sí aprueba sus acciones y les permite operar con impunidad", se agrega.

Como consecuencia de la represión, más de 300 personas han muerto y unas 2.000 han resultado heridas, según el recuento de distintos organismos de derechos humanos.

El alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, pidió que el Consejo de Derechos Humanos se ocupe de la situación en Nicaragua y plantee medidas para prevenir disturbios sociales y políticos aún más graves.

Volver

Comentarios