test

Birmania niega las acusaciones de genocidio y exige pruebas

Publicado: 29 Agosto 2018 | Visto 84 veces

El estruendoso silencio birmano sobre las acusaciones de genocidio rohinyá ha acabado este miércoles. El Gobierno ha utilizado la prensa oficial para desdeñar el informe de las Naciones Unidas como una retahíla de acusaciones falsas, ha conminado a la comunidad internacional a aportar pruebas sólidas y ha defendido su compromiso con los derechos humanos.

“Nuestra postura es clara y afirmo con firmeza que no aceptamos ninguna resolución del Consejo de Derechos Humanos”, ha aclarado Zaw Htay, portavoz gubernamental, en referencia al órgano de la ONU que emitió el lunes el demoledor informe.

El portavoz ha defendido que la prohibición de su Gobierno al acceso al terreno de los investigadores invalida sus conclusiones.

La audaz pirueta argumental ha concluido aconsejando a la comunidad internacional que espere al informe de la Comisión de Investigación formada para combatir las “falsas acusaciones”.

Ese panel está formado por dos investigadores locales y dos internacionales, la diplomática filipina Rosario Manalo y el antiguo embajador japonés en la ONU, Kenzo Oshima.

El Gobierno birmano muestra una “tolerancia cero” hacia las violaciones de derechos humanos, ha enfatizado Zaw Htay en una entrevista en el diario oficial Global New Light de Birmania. “Si existe algún caso, dadnos las pruebas y podremos emprender acciones legales contra los que rompen las normas y regulaciones”, retó.

No extrañan los briosos desmentidos oficiales tras las contundentes acusaciones de la ONU. Sus investigadores aludieron por primera vez al genocidio para definir la persecución de la etnia musulmana rohinyá en la provincia birmana de Rakhine.

El informe amontonaba pruebas contra el Ejército y recomendaba llevar frente a la Justicia a media docena de altos cargos militares por un variado menú criminal con asesinatos, violaciones y quemas de poblados. También señalaba a la presidenta de facto, Aung San Suu Kyi, por su pasotismo.

Volver

Comentarios