test

Argentinos pretenden legalizar el aborto

Publicado: 08 Agosto 2018

Una mujer de 34 años, madre de cinco hijos, quedó internada en grave estado en un hospital de la provincia de Mendoza después de haber atravesado un aborto clandestino.

Tuvieron que extirparle el útero pero su vida no está garantizada. Horas antes, en Santiago del Estero, una de las provincias más pobres de Argentina, una mujer de 22 años, madre dos hijas, había fallecido en el Hospital Regional.

Tras interrumpir su embarazo contrajo una infección generalizada. Su vida se apagó en la sala de terapia intensiva.

Y antes que ella, las historias de otras dos mujeres que tuvieron la misma salieron a la luz horas antes de que el Senado comience a debatir si legaliza el aborto. La votación aparece otra vez muy reñida.

A pesar de las gigantescas movilizaciones que lidera el movimiento feminista, y de los llamados que hicieron artistas e intelectuales de prestigio a los senadores para que respalden la iniciativa, el desenlace podría ser amargo.

El no tendría garantizada su ajustada victoria, de la mano de los legisladores que representan a las provincias más conservadoras, en aquellas donde se dieron los recientes casos fatales. En junio pasado, el inicio de los trámites se aprobó en medio de una votación muy reñida.

En medio de la euforia, el Senado dio entonces señales de que el triunfo del sí simbolizado en las calles con el color verde, sería imparable. Pero comenzó a presionar la Iglesia Católica y el horizonte de esperanza se modificó.

La senadora kirchnerista Silvina García Larraburu ha decidido desobedecer a la misma Cristina Fernández de Kirchner y votar en contra. El proyecto, descubrió repentinamente, "es malo·, responde "a intereses económicos extranjeros" y, además, los pobres en Argentina "no abortan".

El aborto es, sin embargo, la principal causa de mortalidad materna en más de la mitad de un país sin estadísticas fiables, y donde se calcula que cada minuto y medio, en una clínica clandestina, por lo general precaria, tiene lugar una intervención. Argentina sancionó una ley de divorcio en 1986 a pesar de las fuertes presiones eclesiásticas.

Casi un cuarto de siglo más tarde entraron en vigencia el matrimonio igualitario y la ley de igualdad de género. Pero el derecho a un aborto legal, seguro y gratuito encontró resistencias en las cúpulas partidarias.

Volver

Comentarios