test

Los recortes de Trump ahogan a los refugiados palestinos

Publicado: 06 Septiembre 2018

El centro de salud del campo de refugiados Al Shati (la Playa), a orillas del mar de Gaza, está abarrotado. Decenas de personas esperan en salas y pasillos.

"Al Shati es el lugar con mayor densidad de población de la pequeña franja palestina 55.000 habitantes por km2, y uno de los más masificados del mundo", asegura el subdirector de la Oficina de Estadísticas de Gaza, Zaher Tantish.

La Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina (UNRWA), donde están registrados 5,15 millones de personas, gestiona el centro Al-Shati y 57 campos más en Palestina, Líbano, Jordania y Siria, en los que vive un tercio de los inscritos.

La agencia se encarga de la educación y sanidad de todos los refugiados -más de 3 millones usan sus centros de salud-, presta servicios sociales y ofrece microcréditos.

UNRWA se creó a instancias de la Asamblea General de la ONU en diciembre de 1949 e inició su andadura el 1 de mayo de 1950. Entonces atendía a 750.000 refugiados. Eran considerados como tales aquellos "cuyo lugar normal de residencia era Palestina entre el 1 de junio de 1946 y el 15 de mayo de 1948, y que perdieron sus casas y medio de vida como resultado del conflicto de 1948" entre israelís y árabes, tras la proclamación del Estado de Israel. También se incluyó a sus descendientes y posteriormente a los refugiados de la guerra de 1967.

El mandato de UNRWA está previsto "hasta que se alcance una solución justa" para los refugiados, cuyo derecho al retorno quedó recogido en la resolución 194 de la ONU, aunque nunca se ha cumplido. Por eso, la Asamblea General ha renovado el mandato a lo largo de los años. El último expira el 30 de junio del 2020.

No sería extraño que cuando se vote de nuevo sobre la cuestión, EEUU lo haga en contra, rompiendo con su política de siete décadas. Si pudiera, el presidente estadounidense, Donald Trump, clausuraría UNRWA, siguiendo la voluntad de su buen amigo Binyamin Netanyahu, primer ministro de Israel. Pero como cerrarla no está en sus manos, ha optado por intentar ahogarla despojándola de fondos.

Volver

Comentarios