test

Detenido el presidente de General Electric para Latinoamérica por fraude

Publicado: 05 Julio 2018 | Visto 316 veces

Daurio Speranzini Jr., el CEO de General Electric para América Latina, ha sido detenido este miércoles por la Policía brasileña por sospecha de fraude.

Las autoridades han registrado la sede de Philips en Brasil para desmantelar un cartel que defraudaba contratos en el sector salud. Este caso obedece a las pesquisas que se siguen por la Operación Lava Jato, que investiga desde hace más de cuatro años desvíos de la petrolera estatal Petrobras a políticos y empresarios.

Los arrestos y allanamientos se han producido en una operación orquestada por la Policía Federal para desarticular la organización que defraudaba en licitaciones para suministrar equipos médicos y materiales hospitalarios en la ciudad de Río de Janeiro.

En total, fueron decretadas 22 órdenes de prisión preventiva y temporal y más de 40 registros en los estados de Río de Janeiro; Sao Paulo, Barueri; Paraíba, Minas Gerais y en el Distrito Federal, la capital Brasilia.

Entre los detenidos está Speranzini, el primer ejecutivo de General Electric para Latinoamérica. Su detención, sin embargo obedece a hechos ocurridos al periodo en el que ejerció como consejero delegado de Philips Medical en el país sudamericano.

El directivo "permaneció realizando contrataciones espurias" con la Secretaría de Salud de Río de Janeiro después de asumir como directivo en el grupo estadounidense, según la Fiscalía.

El Ministerio Público asegura que en el centro de la trama figura la empresa Oscar Iskin, propiedad de Miguel Iskin. Esta, supuestamente, actuaba como líder del cartel formado por 33 empresas, algunas de las cuales actuaban como compañías fachada.

El núcleo operativo de la red estaba "formado por trabajadores de confianza de Iskin" quienes ponían en contacto a la Administración Pública con el cartel "para dirigir las demandas públicas" del sector salud y contrataciones por medio de subastas manipuladas.

Las autoridades también arrestaron a un colaborador del equipo de ventas de Philips, según admitió la empresa holandesa en un comunicado.

La Policía también tiene en la mira a dos ejecutivos de Dixtal Biomédica, empresa que fue adquirida por Philips en Brasil. Paralelamente, la justicia brasileña también congeló bienes a los investigados por valor de 300 millones de dólares.

Philips ha informado de que no ha tenido acceso al proceso judicial aunque mostró su disposición a colaborar con las autoridades y dijo que el operativo no ha tocado a los actuales directivos de la empresa, sino que se limita al colaborador mencionado.

Volver

Comentarios