test

MAS DE NUEVE MIL ASESINADOS EN HONDURAS

Publicado: 09 Junio 2016 | Visto 2116 veces

Organizaciones Internacionales que gozan de credibilidad, prestigio y de un alto perfil moral como Casa Alianza, sección de Honduras, dio a conocer estadísticas desgarradoras e increíbles que colindan con la barbarie sobre la situación de miles de niños, niñas y adolescentes entre los 7 y 23 años que viven en las calles de San Pedro Sula y Tegucigalpa.

El Observatorio de los Derechos de la Niñez de Casa Alianza con más de 26 años trabajando en Honduras, luchando a favor de este grupo desamparado que ha preferido la libertad de la calle a la vida de miseria que pasan en su sus hogares, tiene la autoridad suficiente para dar a conocer este tipo de informaciones.

Estamos hablando de un total de 20,000 niños expuestos a los más crueles maltratos, crímenes, violaciones, al consumo y venta de drogas, a las enfermedades, al reclutamiento forzoso del crimen organizado, a la incorporación obligada a las bandas o maras y expuestos quizá a lo más grosero, a la estigmatización e indiferencia por parte de la sociedad y el estado.

Este problema lacerante no es reciente, para el caso en el gobierno liberal de Carlos Flores Facussé, se registraron 1,019 asesinatos de niños y en el gobierno de Ricardo Maduro, Nacionalista y Panameño fueron 1976, desde luego que a estas alturas en el siglo XXI estas cifras son mayores y se han desarrollado con el incremento de la pobreza, la inseguridad, el crecimiento de los negocios sucios, la importación de marras, signo de una sociedad en decadencia. El gobierno actual en lugar de brindarles protección y seguridad por el contrario, se ha vuelto hostil a criterio de estas organizaciones. No se podría contar o explicar el sufrimiento de estos miles de niños en las calles, sencillamente porque aquí aprendieron a dejar de ser niños y saben que no llegaran a ser adultos.

Aunque en fechas como el 12 de abril se conmemora el día Internacional del Niño, reconociendo que el problema es mundial y Honduras tiene el primer lugar lo ideal sería que hubiera una celebración del Año internacional del niño feliz. Paradójicamente mientras la Primera Dama de Honduras Ana García realizaba un viaje a los Estados Unidos en compañía de un selecto grupo de personajes del gobierno con relojes Rolex hechos en China para conocer de primera mano la situación de niños inmigrantes en los albergues de la Frontera Sur; viaje este que en nada convenció a los hondureños, quienes opinaron que era nada mas un viaje de relajamiento y compras.

Para colmo de males, por otro lado bajo el costo de la miserable economía hondureña, el Presidente Juan Orlando Hernández, realizo casi simultáneamente un viaje a un costo de 10 millones de lempiras a Europa a Copenhague, Dinamarca a un desfile de modas donde él fue el único invitado presente. Qué forma más descarada de gastar los dineros del pueblo hondureño.
Ojala y este dinero hubiera sido utilizado en el rescate de la niñez. Pensamos que organizaciones como Casa Alianza en Honduras, son como una piedra en el zapato del presidente Hernández, ¿qué se puede esperar de un gobierno corrupto, coludido con los negocios turbios donde la vida no vale nada?

Entonces; ¿de qué gobierno estamos hablando y de qué país? Estas escalofriantes cifras de 9,000 niños asesinados en pocos años, parece no importarle a nadie, no han sido tomadas en consideración y son como un cero a la izquierda. Lo que nos indica que no hay interés, conciencia humanista, no hay un sentido de los derechos humanos, para la salvación de lo que muchos embriagados en tertulias palaciegas, (las conversaciones que tenían los reyes en sus palacios en la antigüedad) han asegurado que “Los niños son la esperanza de Honduras y del mañana”. Esa expresión es pura farsa, los hechos demuestran lo contrario la niñez en una República como Honduras, está al borde de alimentarse con las deyecciones de las 235 familias multimillonarias que han reducido a la categoría de escoria a un país sin soberanía, libertad, ni dignidad, Honduras pues, no será una República bananera, remesera o cocainera sino PORDIOSERA.

“Las esperanzas de la patria” por ahora, son asesinadas en las calles y el resultado será un país hediondo, en desprestigio, una sociedad en descomposición, que nos llevara inevitablemente a vivir con la cerviz doblada y con un rostro enjuto con una mueca por sonrisa.

Volver

Comentarios