test

Congresistas de Estados Unidos Condenan crímenes en Honduras

Publicado: 24 Marzo 2016

 

Con relación a los dos últimos homicidios que se han registrado en Honduras, el 2 de Marzo de este año, donde los activistas Berta Cáceres y Nelson García fueron víctimas de sujetos encapuchados que con armamento sofisticado de uso militar en las horas de la madrugada ultimaron a esta dirigente en su propia casa. Ante esa situación el Congresista demócratas por el estado de Indianápolis Keith Ellison envió una petición acompañada de muchas firmas al Secretario de Estado John Kerry y al Tesoro Jack Lew, en la que expresa su preocupación por la violación a los derechos humanos en Honduras y con esa base, piden al Departamento de Estado que suspenda la ayuda que se le proporciona al Ejército Hondureño, a la Policía y a los cuerpos de Seguridad identificados como organismos represores contra civiles.

Cáceres fue una de las fundadoras en 1993 del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), desde el que lideró manifestaciones en defensa del medio ambiente oponiéndose a la construcción de proyectos hidroeléctricos en el occidente de su país por considerar que atentaban contra los recursos naturales.

Por su lucha en defensa de los recursos naturales en el occidente de Honduras en el 2015, Cáceres, miembro de la etnia lenca y madre de cuatro hijos, recibió el Premio Medioambiental Goldman. Berta Cáceres, que era coordinadora del COPINH también encabezó protestas contra el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 al entonces presidente hondureño, Manuel Zelaya.

De acuerdo con un informe de la organización no gubernamental Global Witness, con sede en Londres; Honduras es uno de los países más peligrosos del mundo para los defensores de los derechos medioambientales, junto a Perú y Brasil. Según el documento, entre los años 2002 y 2014 se registraron un total de 111 asesinatos vinculados a personas defensores del medio ambiente. Global Witness cuestionó que líderes internacionales se reúnen para discutir sobre el cambio climático; mientras los defensores del medio ambiente son asesinados de forma impune y sin cobertura mediática.

Berta Cáceres mujer luchadora, siempre a la defensa de los derechos humanos, en varias ocasiones había denunciado amenazas de muerte contra ella y familiares suyos. Esa posición patriótica de defensa a los sectores más desprotegidos pudo haber sido el móvil de su asesinato, según expresiones vertidas por hondureños que conocen el acontecer nacional, desde luego que la responsabilidad recae en un gobierno de por si corrupto, fallido, violador de derechos humanos, un país donde el crimen campea normalmente, con 40 periodistas asesinados en los últimos años, decenas de líderes campesino en el Bajo Aguan asesinados, muchos profesionales y estudiantes con la misma suerte, además, un país donde la inmunidad y la impunidad son propias de una justicia errada, incapaz, y deshonesta.’ Cabe señalar que estos crímenes, han sido ejecutados por escuadrones de la muerte.

Hasta el día de hoy han sido miles de millones de dólares los que EEUU ha enviado
por concepto de ayuda a las gloriosas Fuerzas Armadas de Honduras para su lucha contra el narcotráfico y terrorismo, pero en la práctica las armas y los millones han servido para agrandar las cuentas de los nuevos millonarios en los bancos en Panamá y el Caribe donde muchos jerarcas de estas instituciones han sabido trasladar sus riquezas.

Esta no es la primera vez que una petición de suspensión de ayuda militar se pide para Honduras, en tiempos cuando Hillary Clinton fue Secretaria de Estado, también muchos congresistas pidieron la suspensión, señalando que las Fuerzas Armadas eran instituciones represoras y violadores de los derechos humanos, en los meses después del golpe de Estado en junio del 2009. Ahora, con ese mismo señalamiento el Congresista Ellison ha hecho lo mismo con la esperanza de ser escuchado por el Gobierno del Presidente Obama.

Honduras no necesita armas ni dólares salidos de los impuestos que paga el pueblo norteamericano si son para fortalecer una institución que viola los derechos humanos, a lo mejor si esos dólares fueran para salud, educación, desarrollo de la tecnología, creación de fuentes de trabajo otro sería el caso. El Pentágono tiene suficientes MARINES en territorio hondureño para cuidar sus intereses, debería de entenderse de una vez por todas que los millones de dólares y la ayuda en armamento, para los cuerpos represivos en Honduras, solo servirán para contener momentáneamente las metas de justicia social, libertad y cambio que se ha trazado el pueblo hondureño que cuenta por ahora, con la comprensión de muchos Congresistas y Senadores norteamericanos.

 

Volver

Comentarios