test

La vida como un constante entrenamiento

Publicado: 16 Diciembre 2015

Todos hemos tenido o tenemos un mentor, esa persona que comparte nuestras cargas y nos ayuda a que sean más livianas. Esa persona que con paciencia, aconseja, acompaña y de vez en cuando regaña y se da a la tarea de ayudarnos a ser mejores. Esa persona que nos escucha una y otra vez decir lo mismo, ¡qué vamos a cambiar!, ¡que todo va a ser mejor!, ¡que ya no nos vuelve a pasar! y de repente, sucedió y ahí estamos otra vez buscando el apoyo y consejo.

Yo no sé usted pero frases como: “No todo lo que quieres, lo puedes tener Brenda” o “hay que aprender a escoger tus batallas” me revolotean por la mente casi a diario, justo cuando estoy a punto de cometer una locura o de mandar todo al carajo, me acuerdo de lo que mi amiga y casi mamá me dice...“ No todo lo que quieres, lo puedes tener Brenda” o “hay que aprender a escoger tus batallas” y eso me frena.

En la vida perdemos muchas cosas importantes por no saber Escuchar, Reflexionar y Actuar. Las crisis en los matrimonios empiezan porque no sabemos comunicarnos y esto distorsiona cualquier mensaje, los problemas con los hijos son el resultado de una mala comunicación no sabemos expresar el amor con palabras y lo hacemos con objetos, pensando equivocadamente que eso va a sustituir un abrazo, un beso, una caricia, una caminata en el parque o un juego de pelota.

La rapidez con la que está corriendo el mundo de hoy en día y lo que se dio a conocer en muchos medios a nivel mundial después del terremoto de Chile que decía que, el eje de rotación de la tierra se había desplazado (8 centímetros) y los días se habían acortado, nos impide parar y reflexionar en lo que podríamos hacer mejor. Pregúnteles usted a cinco personas porque no hizo esto, porque no termino aquello, - la respuesta al unísono será, es que no tengo tiempo. Como si esos 1.26 microsegundos que la ciencia dice que perdimos fueran más importantes que nuestra vida misma.

Faltan pocos días para que se termine otro año, en mi caso personal ha sido un año de transformación. Un año de decisiones fuertes, de renuncias, de pérdidas, de unas salí bien librada, de otras aún conservo las cicatrices que serán en el futuro cercano los recordatorios que la vida misma usara para prevenirme de hacer lo que no debo.
Todos tenemos nuestras propias luchas, son parte de la vida, pero mi teoría es nunca darse por vencido, es tiempo de actuar. Cambie para bien, para usted, para su familia, para la sociedad, termine lo que esta inconcluso, grite ese te amo que le quema por dentro, perdone, estudie, cásese, divórciese, váyase de viaje, compre su casa, deje ese trabajo donde lo hostigan, pero haga algo. No espere que las circunstancias de la vida u otras personas tomen por usted la decisión que menos le conviene.

Las guerras, los desastres naturales, las injusticias, la pobreza, la muerte es algo que ni usted ni yo podemos controlar, entonces porque desgastarnos en eso. Mejor utilicemos esas energías para ser felices y brindarles a quienes están a nuestro alrededor lo mejor de nosotros. No se olvide que el mejor campo de entrenamiento es la vida

Les deseo desde lo más profundo de mi corazón una Feliz Navidad y Un nuevo año repleto de bendiciones, permita Dios que en el 2016 podamos continuar creciendo como comunidad y que la unidad sea el vehículo que nos ayude a lograr los propósitos establecidos.

Volver

Comentarios