test

COLOMBIANOS Y VENEZOLANOS, DOS PUEBLOS HERMANOS EN CONFLICTO

Publicado: 11 Septiembre 2015 | Visto 2427 veces

Como ciudadanos del mundo, nos preocupa la situación política, económica y social que ha aflorado en la frontera entre Colombia y Venezuela, dos pueblos hermanos qué, históricamente han compartido una vida antes de las luchas libertarias de Simón Bolívar un hombre que nació en Venezuela, murió en Colombia y liberó a ambos países.

Debe precisarse, para comprender la situación, que la frontera entre Colombia y Venezuela es muy amplia (2.219 kilómetros) y ha sido objeto de controversia desde que ambos países fueron fundados, al punto de que aún persiste el congelamiento por la definición de la frontera en el golfo de Venezuela, lo que es causa de conflicto permanente.

En esa línea, el estado de guerra civil que vive Colombia hace que el control territorial del Estado sea más fuerte en el centro y se diluya hacia las fronteras. Esto hace posible que los grupos paramilitares, dedicados en la frontera con Venezuela a actividades de contrabando, se hayan convertido en un problema que el gobierno de Maduro ha tratado de combatir con una serie de medidas.

La extensa frontera común entre ambos países siempre ha sido conflictiva. Y los problemas de las mafias y el contrabando adjudicados a grupos colombianos son reales. Pero a meses de elecciones cruciales en ambos países, los incentivos de los mandatarios dejaron de girar esta vez hacia la conciliación.

A partir de los años setenta y ochenta, miles de colombianos salieron huyendo de su Patria por situaciones de inseguridad, desempleo y crimen, de acuerdo con la Comisión de Refugiados en Venezuela, desde el 2003 unos 5 mil 991 colombianos han sido refugiados en el país vecino y desde 1975 al menos un millón 200 mil han recibido atención social, médica y educativa. Todo esto se sabe de siempre, pero ahora es un problema.

Al principio de ésta crisis en la frontera, el ex presidente Colombiano Ernesto Samper señalo qué, el problema social que se ha dado en la frontera es debido a la presencia de grupos armados, llamados paramilitares de Colombia, aseveración que no fue del agrado de muchos colombianos, pero es parte de la realidad. Por otro lado, la Organización de Estados Americanos, OEA en reciente discusión sobre el caso, decidieron no participar en ése tema y por mayoría acordaron que fueran los mandatarios a un diálogo para dirimir éstas dificultades por la vía diplomática, la vía civilizada de nuestros tiempos.

No dudamos que algunos sectores tanto en Venezuela como en Colombia desean que ése problema se resuelva con el uso de las armas, unos para buscar la ocasión y derrocar al Presidente Maduro y otros para entorpecer el plan de paz del Presidente Santos que hoy por hoy se trata en Cuba.

Está probado que los pueblos huyen de sus países, por razones de miseria, inseguridad y desempleo, allí están los casos de Haití y Republica Dominicana, lo que está pasando en Europa donde miles están pidiendo refugio, hombres, mujeres y niños han muerto en su desesperación por lograr una vida mejor. Aún aquí mismo en la frontera de EEUU con México, muertos, mutilados, deportados en su intento de llegar a este país.

De una manera objetiva y responsable decimos que es tiempo de pasar de la intoxicación mediática al juicio sereno y verdadero, ya que esta es usada por los enemigos de los pueblos que hacen fervientes llamados al odio, para satisfacer sus intereses. Allí está el caso de Álvaro Uribe en Colombia, y la llamada oposición en Venezuela que aprovechan cada minuto para levantar sus mensajes de desprestigio, en éste caso, contra los gobernantes.

Hacemos votos sinceros porque los caminos de la diplomacia, del diálogo franco, respetuoso y de amigos, entre pueblos hermanos sea la vía para la solución de éste problema que no debería existir en pleno Siglo XXI tomando en cuenta que los únicos afectados son los pueblos.

Volver

Comentarios