test

Y AHORA, GUANTÁNAMO PRESIDENTE OBAMA

Publicado: 24 Agosto 2015 | Visto 1828 veces

“Estados Unidos dialogará con Cuba, cuando tenga un presidente negro y haya un Papa latinoamericano” La increíble profecía que Fidel Castro pronunció en 1973.

La República de Cuba, la perla de las Antillas en el mar Caribe, con una población de 11.2 millones de habitantes vista desde una altura, parece un gran lagarto verde y la bahía de Guantánamo a 920 km al sur éste de La Habana se asemeja a la cabeza de este réptil. Guantánamo tiene una extensión territorial de 117.6 km cuadrados y solo 49.4 km de tierra firme donde está construida una de las cárceles más temidas e inhumanas si vale la expresión, comparadas quizá con otros centros penitenciarios, como Sing Sing en New York, la prisión de Alcatraz en California o la prisión de Tadmor en Siria.

Guantánamo fue ocupada por EEUU a principios del siglo XX, hace más de 100 años, durante la ocupación militar después de la derrota española en la guerra hispano- estadunidense. Allí, se formó la base naval norteamericana, bajo un tratado que permitió el alquiler por cuatro mil dólares mensuales que fueron bien recibidos hasta finales de 1959, por el gobierno de Fulgencio Batista, un sujeto traidor, corrupto, inmoral, que había convertido a Cuba en un burdel donde era fácil encontrar un niña virgen para que fuera violada por el turista, degenerado, a un precio de cincuenta dólares. Al llegar la revolución socialista, ése ultraje a Cuba se terminó, y muchos de los achichincles tuvieron que salir huyendo a La Florida.
En la actualidad, la cárcel de Guantánamo está cercada por alambrada electrificada de tres metros de altura, donde no se permite ni salir ni entrar a ciudadanos, o sea la poca población civil que vive allí está en un limbo, no puede salir a su propio país, es administrada por unos quinientos soldados de la marina de los EEUU y ha sido “debidamente remodelada”, para alojar a “terroristas del Talibán o Al Qaeda” que son declarados como “combatientes enemigos”

En el 2008, en plena campaña electoral el ahora Presidente Barack Obama declaraba su intención de cerrar Guantánamo como cárcel y base militar, toda vez que el llegara a ese cargo. Y ahora, después de tantos años al haber comprobado que la presencia de los marines norteamericanos en Cuba no han sido más que descredito para ésta nación y tratando de enmendar errores, en el mes de diciembre del 2014 sucedió un hecho histórico en la vida de los pueblos cubano y norteamericano, el inicio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas y los primeros pasos para levantar el bloqueo de 56 años, impuesto al pueblo de Cuba como una maniobra para destruir el gobierno revolucionario y socialista. Al final, la lógica, la justicia, la dignidad y la dialéctica nos ha indicado cual debe ser el camino correcto e inevitable.

Los norteamericanos respaldan en un 75% al Presidente Obama en sus negociaciones con Cuba. A menos de dos años de finalizar su mandato está a punto de alcanzar su PRINCIPAL PRIORIDAD en cuanto a sus planes de política exterior, el cierre de Guantánamo como cárcel y como base militar.
En cuanto al bloqueo contra Cuba, El secretario de Estado John Kerry inauguro hace varias semanas oficialmente la embajada de Estados Unidos en La Habana, su visita puso fin a más de 70 años en los que un canciller de EEUU no viajaba a la isla. Pero además marca ya de manera palpable el fin de una guerra entre dos vecinos separados por poco más de 90 millas (150 kilómetros).

Retomando el tema de Guantánamo, ningún gobierno en el planeta puede vanagloriarse de construir una cárcel, porque eso es sinónimo de una sociedad en decadencia, lo ideal sería, abrir bibliotecas, editar libros, inaugurar escuelas, universidades.
Confiamos qué, un día, sin precisar cuando la base militar y cárcel que es hoy la bahía de Guantánamo, sea un museo, o tal vez el predio de la Universidad de los pueblos, al servicio de la humanidad, a lo mejor de ésa manera podría quedar gravado en piedra los nombres de los protagonistas actuales y en ése campus poder escuchar en los momentos de esparcimiento las notas vivificantes de la cubanísima como las palmas, guantanamera.

Volver

Comentarios