test

EL GRAN CULPABLE

Publicado: 25 Julio 2018 | Visto 672 veces

Algo que si logro Hugo Chávez en sociedad con el enorme aparato comunicacional que lo rodeaba, fue sin duda, crear para sí una imagen positiva en el exterior. No saben cuantas veces me he topado con gente expresando sentir que con el difunto caudillo en el poder, jamás Venezuela estaría sufriendo lo que actualmente vive; el colapso social, político y financiero más terrible de su historia republicana. Nada más alejado de la realidad. La gesta para destruir a la nación más rica de Latinoamérica la inició y dirigió el hoy occiso teniente coronel; el predecesor solo se ha encargado de terminar su obra, de rematar la faena. Por eso no me cabe la menor duda; lo mejor que le pudo suceder a Hugo Rafael fue fallecer antes de cosechar su siembra; fue partir antes de que el colapso le estallara en su cara. ¡Qué clase de suerte tuvo el muy condenado!

Hoy en día, la mayoría del mundo culpa a Nicolás Maduro del desastre en que se encuentra sumido el país suramericano. Con una hiperinflación que según expertos proyecta finalizar el año en 100.000 % (Obviamente la más alta del mundo) se puede observar a un país hundido en una profunda pobreza que abarca a más del 85 % de la población. Un ex país sin parque industrial, sin energía eléctrica, sin agua, sin servicios sanitarios, sin transporte y con 4 ciudades en el top 10 de las más violentas del mundo, lista que por cierto encabeza la ciudad de Caracas con una tasa de 120 homicidios por cada 100.000 habitantes. Cabe preguntarse... ¿Es Nicolás Maduro el culpable de toda esta debacle? ¿Son suficientes cinco años de pésima gestión para acabar con uno de los países más ricos del hemisferio? La respuesta está de anteojos. Es obvio que para destruir a una nación próspera y tan abundante en recursos requiere de una labor titánica que conlleva años. Y esa “gran labor” comenzó durante la gestión del caudillo y hay que trasladarse desde sus inicios.

1999

Una vez instalado en el poder, el GRAN CULPABLE dedicó sus esfuerzos para eliminar la constitución. Esto lo logró a través de un decreto presidencial que convocaría una Asamblea Constituyente que a su vez redactaría una nueva carta magna hecha a su medida. Dicha asamblea constituyente elimino el Congreso Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral y la Contraloría General, obteniendo para si poderes supraconstitucionales. El próximo paso sería apoderarse de la industria petrolera.

En el año 2003 Chávez boto en cadena nacional de radio y televisión a casi 20.000 trabajadores de PDVSA que se habían unido contra su gobierno en el llamado Paro Petrolero, cuyo éxito estuvo a punto de alcanzarse cuando el entonces presidente anunció su renuncia. Ese vacío de poder no fue aprovechado por el liderazgo opositor y el error se tuvo que pagar con el retorno al poder de EL GRAN CULPABLE. A partir de entonces, el gobierno se radicalizo, fortaleciendo su alianza con la dictadura cubana y tomando el definitivo camino hacia el Socialismo del Siglo XXI.

Una vez atornillado en el poder y los precios del barril de petróleo en alza, EL GRAN CULPABLE emprendió una política de estatizaciones y confiscaciones de empresas de producción del sector privado nacional. Su gobierno se apodero de las telecomunicaciones, de las empresas de energía eléctrica, de las productoras de hierro, acero, aluminio, bauxita, oro y cemento. Tomó casi todas las plantas de producción de harina pre cocida, de las torrefactoras de café y las plantas de aceite. Los centrales azucareros no escaparon del voraz apetito del presidente. Su ambición desbordada quedó al desnudo cuando confiscó millones de hectáreas de tierras fértiles que estaban activas en producción de ganado, leche, plátano y demás rubros. El boom petrolero seguía en ascenso y con ello la egolatría del presidente. Más de US $ 500.000.000.000 ingresaron a las arcas del estado durante ese periodo de alza en el precio del crudo. Toda una orgia de dinero que le sirvió al Caudillo para comprar conciencias tanto a nivel nacional como internacional. En esa danza de millones la corrupción comenzó a hacer metástasis en todas las instituciones. Como diría el Generalísimo prócer Francisco de Miranda...”¡Bochinche, bochinche, esta gente no sabe hacer sino bochinche!”.

EL GRAN CULPABLE permitió y consintió que la cúpula militar se convirtiera en un cartel de drogas, permitió que la hoy destartalada empresa petrolera se convirtiera en una gran lavadora de dinero mal habido, secuestro al Banco Central que sin autonomía termino siendo la caja chica del ejecutivo, aumento enormemente el gasto público y fijo un control de cambio que con sus miles y miles de negocios con sobreprecios y dólares preferenciales hicieron de la corrupción, el principal flagelo que desencadenaría el futuro desastre.

Pasaron algunos años de bonanza petrolera y con ella la corrupción y el despilfarro más grande del planeta. Se calcula que el gobierno venezolano con Chávez al mando, dilapidó más de un millón de millones $$$ (US$ 1.000.000.000.000) una cifra que representa más de 50 planes Marshall, aquel famoso plan económico que aprobó el gobierno estadounidense para reconstruir la Europa occidental durante finales de la década de los cuarenta. ¡Un reconocido economista declaró que Venezuela ha sido el país más saqueado de la historia de la humanidad!

A pesar de haber ingresado al país semejante caudal de dinero, la economía venezolana ya destilaba pronósticos reservados. Antes del fallecimiento de EL GRAN CULPABLE, la inflación en el país ya se encontraba entre las 10 más altas del mundo, la escasez de alimentos y medicinas comenzaba a asomarse y la infraestructura de servicios se encontraba en malas condiciones. Al momento de llegar la caída de los precios del petróleo, el falso manto de prosperidad comenzó a develarse. ¡Bienvenidos a la tormenta perfecta!

Maduro asume el poder en el año 2013 tras unas elecciones amañadas y fraudulentas. Hoy, con más de un lustro en la presidencia, su nefasto desempeño ha originado una espiral inflacionaria que DIARIAMENTE es superior a la inflación ANUAL de cualquier país. El venezolano de a pie gana el salario más miserable del planeta (No llega a 2 $ MENSUALES) Su gobierno es hoy llamado Narco régimen y el pueblo venezolano hoy padece el mayor vía crucis de su historia, con sus ancianos y niños muriendo de hambre, con sus madres y padres hurgando en la basura para encontrar que comer y con sus jóvenes emigrando en busca de un mejor futuro. Hoy se vive en Venezuela una situación de CRISIS HUMANITARIA que definitivamente no se resolverá de manera electoral. Es un país secuestrado por una organización criminal que está dispuesta si es posible a exterminar a la población a cambio de perpetuarse aún más en el poder. La comunidad internacional tiene la última palabra y los venezolanos esperamos que sea pronto.

Volver

Comentarios