test

LóPEZ OBRADOR, DESDE MéXICO HASTA AMERICA LATINA

Publicado: 12 Julio 2018 | Visto 331 veces

El domingo 1 de julio, un verdadero tsunami político electoral sacudió México. Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial por la coalición encabezada por el Movimiento de Regeneración Nacional, obtuvo el 53 % de los sufragios. En una jornada con alta participación, AMLO –como se lo conoce en México– y su partido, cuya primera participación electoral fue hace apenas 3 años, triunfaron en 31 de las 32 entidades del país, conquistaron la mayoría en las cámaras del Congreso de la Unión, 5 gubernaturas de las 9 en disputa y la mayor parte de los cargos locales puestos a votación.

Los tres partidos claves del andamiaje político sufrieron una catástrofe. El Partido Revolucionario Institucional, del actual presidente Enrique Peña Nieto, apenas llegó al 16,40 % –el peor resultado de su historia– y perdió bastiones como el Estado de México e Hidalgo. La coalición encabezada por Ricardo Anaya (del Partido Acción Nacional) obtuvo el 22,50 % de los votos, y el otrora centroizquierdista Partido de la Revolución Democrática podría perder el registro por su baja votación. El candidato derechista “independiente”, Jaime Bronco Rodríguez, un ex priista, se desinfló y sólo alcanzó un magro 5 %.

Es la primera vez que en México gana las elecciones un candidato de izquierda. Pero el momento histórico que vive el país no es sólo por eso. La victoria del candidato pone fin a un modelo de gobierno que prevalecía por lo menos desde la década de los 80’s.
A partir de ese año se forjó una especie de alianza de facto entre el PRI y el conservador Partido Acción Nacional (PAN). Muchas de las reformas económicas que se aplican desde entonces surgieron de ese acuerdo. Incluso el PAN gobernó el país entre el 2000 y 2012. El cambio de partido no alteró el rumbo de México.

Hasta ahora, “López Obrador es un personaje que no se explica en el siglo XXI”. Representa una nueva forma de hacer política en el país. AMLO es ante todo un luchador social que empezó su carrera en comunidades indígenas en el sureste.
Ningún presidente mexicano ha tenido ese perfil. El más cercano fue Lázaro Cárdenas (1934-1940), quien decretó una reforma agraria para repartir tierras a los campesinos.

Pero su formación era militar, pues fue general durante la Revolución mexicana.
Por eso la victoria de López Obrador es histórica, subraya Roy Campos director de la empresa de opinión pública Consulta Mitofsky. Además de luchador social, López Obrador será el primer presidente elegido habiendo sido postulado por un movimiento de izquierda y que gobernará con esa plataforma.

No será un periodo fácil López Obrador, quien se prepara para gobernar Mexico por los próximos 6 años, a combatir los carteles de la droga y sus ramificaciones, la corrupción un mal canceroso que se encuentra en todos niveles. JUNTOS HAREMOS HISTORIA expreso el Presidente López Obrador en su campaña, y lo puede hacer porque tuvo el respaldo del pueblo en las urnas.

En síntesis, López Obrador no pretende tocar las bases del capitalismo mexicano ni retrotraer las políticas neoliberales que caracterizaron a las administraciones previas, lo cual está en la base de su aceptación por parte del empresariado.

Esto se combinará con acciones que marquen cierta distancia de los anteriores gobiernos (como el combate contra la corrupción y la “honestidad y austeridad republicana”) y la posible implementación de medidas de asistencia social, obteniendo los recursos para ello de una reducción del presupuesto del estado en determinadas áreas, como la prometida baja de salarios a los altos funcionarios; una medida que genera amplia simpatía por la extensión de la pobreza y la realidad de los salarios, los más bajos de la región.

Mientras tanto los pueblos de América Latina siguen celebrando el triunfo de López Obrador en quien ven un amigo, compañero de lucha, un hombre de paz y de convivencia pacífica sobre todo en estos días que la amenaza se cierne sobre territorios de pueblos hermanos como Bolivia, Nicaragua, el Salvador y Venezuela, en otras palabras el triunfo de López Obrador debe ser un triunfo para América Latina, para los pueblos del mundo

Volver

Comentarios