test

Ex arzobispo australiano en arresto domiciliario por encubrir casos de pederastia

Publicado: 14 Agosto 2018 | Visto 165 veces

El exarzobispo australiano Philip Wilson cumple desde hoy 12 meses de arresto domiciliario por encubrimiento de pederastia, después de que un juez de Newcastle determinara no enviarlo a prisión.

Wilson fue condenado el pasado 3 de julio a un año de privación de libertad por el juez Robert Stone, que luego determinó que el religioso podía cumplir la pena en casa de su hermana en Central Coast, localidad situada entre Newcastle y Sidney.

El pasado 22 de mayo el magistrado Stone lo decló culpable por no haber denunciado a la policía los abusos sexuales que cometió el fallecido sacerdote James Fletcher en la década de los 70 contra dos monaguillos.

El 30 de julio el papa Francisco aceptó la renuncia de Wilson como arzobispo de Adelaida. El abogado de Wilson, Iam Temby, dijo ante el tribunal que iba a apelar la sentencia, aunque no solicitó la libertad condicional de su defendido.

A la salida del juzgado, otra de las supuestas víctimas de Fletcher, Peter Gogarty, cuyo caso no formó parte del proceso, recriminó a Wilson no haber pedido perdón. "¿Philip vas a pedir disculpas por lo que has hecho a mí y a los otros sobrevivientes de abusos sexuales?", gritó Gogarty mientras Wilson abordaba en silencio su automóvil.

El acompañante del clérigo, no identificado, le preguntó a la víctima por qué no denunció el caso hace 40 años, a lo que Gogarty respondió que sí lo hizo ante el mismo Wilson. Después insistió en que la Iglesia Católica debe pedir perdón por estos délitos.

"Todavía estoy aquí, todavía duele (...) ni una sola palabra para pedir perdón", agregó. Gogarty es autor del libro 'La Iglesia de Judas: Memorias de un tímido joven'.

También recordó que el sacerdote Glen Walsh se suicidó el año pasado, antes de comparecer en el caso contra Wilson, mientras que Peter Creigh, uno de los dos monaguillos del caso contra el religioso se encuentra hospitalizado.

Otras víctimas de pederastia creen una condena leve el arresto domiciliario. El magistrado Stone tomó su decisión por la edad, condición física y mental de Wilson, que lleva un marcapasos y se le diagnosticó Alzheimer.

El religioso podrá solicitar la libertad condicional a partir del 13 de febrero del 2019. "Espero que disfrute de los seis meses de vacaciones en la casa de su hermana", agregó Gogarty, prometiendo hacer campaña contra "la repugnante organización", en alusión a la Iglesia Católica.

Una comisión oficial que investigó los casos de pederastia en la Iglesia Católica, con fuerte arraigo en el país, recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos de unos 1.880 religiosos y sacerdotes entre el 1980 y el 2015.

Esta semana el cardenal australiano George Pell, "número tres" del Vaticano, afronta el inicio de un juicio relacionado con abusos sexuales de menores.

Volver

Comentarios