test

Sanando a la comunidad

Publicado: 12 Julio 2018 | Visto 243 veces

Un conferencista contó la siguiente anécdota: Un genio desconocido puso disponible por teléfono, veinticuatro horas al día, una grabación con mensajes tiernos para hombres que nunca reciben admiración. Tales individuos pueden llamar a este número y escuchar la voz sensual de una mujer decir: “Eres el hombre más excitante que jamás he conocido. Después de una pausa, para darle mayor efecto, la voz continúa susurrando-: Me pregunto si la mujer de tu vida reconoce lo dichosa que es. Entonces suavemente añade: ¡Yo sí lo sé! Después que la risa había menguado, tres hombres levantaron la mano y preguntaron: “¿Cuál dijo usted que era ese número telefónico?”

La apreciación mutua en el matrimonio es de suma importancia para poder alcanzar la felicidad en el matrimonio. Cuando estimamos a nuestro cónyuge estamos viendo más allá de la persona en sí. El desafío es poder ver lo que Dios ve en él o ella (1 Samuel 16:7). ¿Qué tan importante es estimarse mutuamente? ¿Es realmente necesario? ¿Por qué debe ser mutuamente?

La apreciación debe ser mutua, porque es un elemento fundamental del amor que debe de existir en la relación matrimonial. Cuando este elemento esencial falta, lo único que queda con el tiempo es una mera pasión o atracción física. La estimación debe ser mutua, porque protege al matrimonio. Ayuda a que ninguno de los cónyuges caiga como víctima en los altibajos que todo matrimonio enfrenta a través de los años. La estimación debe ser mutua, porque anima al esposo a expresar su consideración, cortesía, caballerosidad y ternura, sin importar la apariencia de ella o cómo él se siente en determinado día. Anima a la esposa a mostrar su respeto por él, aun cuando anímicamente ella no se siente bien o en base a su juicio, él no ha satisfecho sus necesidades o expectativas. Si el estimarnos mutuamente dependiera de cómo nos sentimos, entonces el matrimonio estaría edificado sobre un terreno no firme. Y muchos han edificado sus matrimonios sobre lluvias, ríos y vientos de caprichos y sentimientos pasajeros. Jesús dice que tal edificación, sufrirá una gran ruina porque fue edificada por una persona insensata (Mateo 7:26-27).

La apreciación mutua no puede basarse sobre la atracción física. El estimarse mutuamente es una experiencia maravillosa. Obviamente, todo cónyuge debe primero aprender a descubrir el valor de la joya que ha encontrado. Ponga atención a todo lo que ella o él hacen para agradecerle. No se ría ni desprecie jamás los pequeños detalles que su cónyuge hace por usted. Exprese su aprecio y respeto por su percepción, ideas, preguntas, oraciones, personalidad, opiniones y compañerismo. Así también porque cocina, limpia y satisface sus necesidades físicas. ¡Exprese su gratitud y alegría de ser bendecido! Jesús dijo, “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca” (Mateo 7:24-25).

 

Si tiene preguntas o comentarios, escriba a ichk2009@hotmail.com o al P. O. Box 23067, New Orleans, LA 70183-0067.

Volver

Comentarios