test

Sanando a la comunidad

Publicado: 10 Abril 2018

La semana pasada estaba buscando una ilustración para mi sermón del domingo y encontré una historia muy conmovedora y tierna. La historia cuenta que en octubre de 1995 dos semanas antes de lo previsto, nacieron prematuramente unas gemelas. La historia fue conocida como “el abrazo del rescate,” debido a que una de las gemelas, al estar al borde de fallecer, comenzó a mejorar tan pronto como su hermana fue puesta junto a ella en la misma incubadora y ésta la abrazo. ¡El afecto genuino es muy poderoso en la vida! La Biblia nos habla de este afecto genuino o amor fraternal. Este amor incluye sentimientos, como: respeto, humildad, confianza, estima, compasión, cariño y lealtad. Estos son sentimientos que sentimos por nuestra propia familia o amigos íntimos.

Cuando hablamos del amor fraternal hay varias cosas que debemos considerar. Primero que todo, necesitamos ser conscientes de qué nadie puede hacer crecer una relación de amistad, si la mentira (defraudar) y el chisme están presente. Porque tanto el chisme como la mentira nacen de malas intenciones. Proverbios 6:19 dice que Dios aborrece, “El testigo falso que habla mentira y el que siembra discordia entre hermanos.” Segundo, el apóstol Juan nos declara que Dios es amor (1 Juan 4:7). Así mismo en los versículos 20 y 21 dice que todo aquel que ama a Dios, debe amar a su hermano también. El origen del amor fraternal se encuentra en Dios (1 Tesalonicenses 4:9).

¿Cómo podemos cultivarlo o demostrarlo? Salomón dice que debemos estar abiertos a cultivar una relación de amistad, en otras palabras, ser amistoso (Proverbios 18:24). Si usted ha sido lastimada en el pasado, recuerde que todas las personas no son iguales. El compadecerse, ayudar a aquellos que están en necesidad y la hospitalidad nutren una relación de amistad. El compartir nuestras posesiones materiales y el estar orando a favor de otros alimenta siempre el amor. Asimismo, en toda relación siempre surge la oportunidad de animarnos y perdonarnos mutuamente (Mateo 18:23-35). No hay amigo perfecto, pero si hay amigos que son más unidos que un hermano (Proverbios 18:24).

Me gustaría terminar con tres beneficios del amor fraternal. Proverbios 17:17 “En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia.” La bendición es que siempre tendrá a alguien quien le amé y estará con usted en los momentos más difíciles. Segundo, Proverbios 27:9 “El ungüento y el perfume alegran el corazón, y el cordial consejo del amigo, al hombre.” El afecto genuino alegra, colorea, unge y hace la vida más hermosa. Asimismo, encontrará una guía y palabras de aliento. Finalmente, Salomón dice en Eclesiastés 4:9-10 “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! Que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.” Cultivar el amor fraternal le ayudará a no tener que caminar solo en esta vida y siempre tendrá mejores resultados.

¡Hoy, tenemos la oportunidad de cultivar y bendecir a otros, con afecto genuino!

Si tiene preguntas o comentarios, escriba a ichk2009@hotmail.com o al P. O. Box 23067, New Orleans, LA 70183-0067.

Volver

Comentarios