test

Sanando a la comunidad

Publicado: 24 Marzo 2018 | Visto 388 veces

La situación económica en la época en que vivimos se ha convertido en una carga grande y pesada para muchas familias. Esta carga ha traído mucho estrés, desacuerdos, angustias y peleas en los matrimonios. La Biblia siempre nos alumbra y nos guía de ¿qué podemos hacer al respecto? Aquí hay algunas sugerencias a considerar:

Las Escrituras nos recuerdan que si Dios alimenta a las aves y viste a las flores que ha creado mucho más hará con nosotros, su mayor creación (Mateo 6:25.34). Él mismo es quien da la semilla al que siembra, y pan al que come, quien provee y multiplica (2 Corintios 9:10). Jesús dijo, “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33). Dios y el hacer su voluntad debe ser la prioridad número uno.

Segundo, lleva en oración diaria toda preocupación y búsqueda de trabajo. Deposita tu necesidad en las manos del Señor. El apóstol Pedro dijo, “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” (1 Pedro 5:7). Él mismo Jesús nos enseñó a orar por el pan de cada día (Mateo 6:11). Orar renueva nuestra esperanza y reenfoca nuestra fe en la única fuente, el Señor.

Tercero, necesitas trabajar. Si has perdido tu empleo, el buscar uno nuevo, es parte de trabajar. Y si tienes un empleo, debes hacer tu trabajo como si trabajarás para Dios y no para los hombres (Colosenses 3:22-25). ¡Dios no se complace con los perezosos! (2 Tesalonicenses 3:7-12).

Cuarto, descubre qué es aquello que te gusta hacer y disfrutas. Siempre hay posibilidades para estudiar y prepararte mejor en las habilidades que tienes. Seguramente va a demandar esfuerzo por algún tiempo, ¡pero vale la pena hacer tal sacrificio!

Quinto, sé una persona agradecida. Muchas personas cuando consiguen lo que les faltaba, se olvidan del Proveedor. Pablo dijo que debemos, “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:18). Aun si el trabajo que has encontrado no es exactamente lo que estás buscando. ¡Sé una persona agradecida diariamente! Te ayudará a ser paciente mientras buscas por el empleo que quieres.

Y la última sugerencia es que tomes tu tiempo, te sientes y saques cuenta de cuanto ganas y cuanto gastas. Muchas veces las personas se encuentran endeudadas no porque ganan poco, sino porque gastan más de lo que ganan. Si estás pensando en tu tarjeta de crédito, cuidado es un arma de doble filo. Si vas a usarla, debes estar seguro que tienes el dinero para pagarlo todo en dos o tres pagos. ¡No te dejes engañar por la cuota mínima!

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque
Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” (Josué 1:9).

Si tiene preguntas o comentarios, escriba a ichk2009@hotmail.com o al P. O. Box 23067, New Orleans, LA 70183-0067.

Volver

Comentarios