test

Sanando a la comunidad

Publicado: 27 Febrero 2015

Supongo que usted estaría de acuerdo que la vida es un ejercicio de resolver problemas. A veces estos problemas o desafíos vienen muy seguidos oa veces están espaciados. Muchas de estos desafíos parecen ser tan abrumadores que podemos pasar mucho más tiempo preocupándonos por ellos que tratando de resolverlos.Jesús dijo en la segunda parte de Mateo 6:34, “... Cada día tiene bastante con sus propios problemas.”


Podríamos decir que la pregunta no es si vamos a encontrar problemas en la vida; sino más bien, cómo y qué elegiremos para enfrentarlos y vencerlos. Cuando se trata de resolver los problemas de la vida cotidiana, a menudo sabemos precisamente qué es lo que hay que hacer, pero muchas veces somos lentos en hacerlo; sobre todo si lo que hay que hacer es difícil o incómodo para nosotros. Así que generalmente posponemos para el día de mañana lo que podríamos hacer hoy.


Talvez alguien estará pensando, ¡mi problema es demasiado grande para resolverlo! Debemos recordar que el hecho de que no podamos resolver todo nuestro problema de una sola vez no quiere decir que no podemos hacer nada al respecto. Un pequeño paso en la dirección correcta es un paso en la dirección correcta. Y un pequeño paso es mucho, mucho más que ningún paso en absoluto en la dirección para resolver el problema.


Hoy, déjeme animarlo con las palabras del salmista que dice en el capítulo 34:19, “La persona íntegra enfrenta muchas dificultades, pero el Señor llega al rescate en cada ocasión.” El Señor resuelve los problemas de la persona íntegra. En otras palabras, “la persona que hace lo que es correcto.” Y por lo general, “hacer lo correcto” significa hacer el trabajo de enfrentar nuestros problemas más pronto que tarde. Enfrentar aquellas cosas que nos ponen incómodos.


El apóstol Pablo nos recuerda que Dios sabe exactamente cuánto podemos sobrellevar, y Él nunca permitirá que lleguemos a un punto en que nos quebremos. “Hasta ahora, ninguna prueba os ha sobrevenido que no pueda considerarse humanamente soportable. Dios es fiel y no permitirá que seáis puestos a prueba más allá de vuestras fuerzas; al contrario, junto con la prueba os proporcionará también la manera de superarla con éxito” (1 Corintios 10:13).La respuesta para solucionar nuestros problemas se encuentra en enfocar nuestra vida diaria en hacer lo que es correcto. La persona íntegra se enfoca en la salida del problema. ¡Se enfoca en DIOS!
¿Cuándo usted se encuentra con las dificultades, trabaja para resolver los problemas más que preocuparse, o a menudo se preocupa más de lo que trabaja? ¿Qué ajuste personal debe o tiene que hacer en su vida?
Nuevamente le recuerdo, que un paso pequeño; es mucho, mucho mejor que ningún paso en absoluto. Y la fe como la semilla de mostaza puede mover montañas.

Volver

Comentarios