test

Sanando a la comunidad

Publicado: 24 Junio 2017

La semana pasada fui a ver con mi familia la nueva película de la Mujer Maravilla. La película fue bien entretenida aunque el director no consideró su transformación como en la serie de la televisión. No cabe duda que a la mayoría de la gente le gustan los súper héroes de ciencia ficción. Tal vez sea porque estos pueden volar, ver a través de las paredes, pelear como el mejor ninja o simplemente porque tienen una fuerza sobre natural. De una u otra manera los súper héroes han cautivado la mente de los niños y adultos también.

Cuando miramos a estos súper héroes nos damos cuenta de que todos ellos tienen algo en común. Todos pelean contra el mal sin importar que malo sea el villano y cada uno de estos personajes utiliza sus poderes para defender al débil e inocente. Y gracias a que ellos utilizan sus poderes la sociedad puede disfrutar de paz, amor y seguridad.

¿Alguna vez ha comparado su vida con la vida de algún súper héroe? Si usted mira con mucho cuidado se dará cuenta de que no hay diferencia entre ellos y usted. Tanto ellos como usted tiene que decidir diariamente qué hacer con los poderes que posee. ¡Utilizarlos o no! Tanto ellos como usted al usar esos poderes pueden traer gozo, paz, amor y seguridad a la gente. Tal vez usted se pregunte ¿qué poder hay en mí?

Hebreos 4:12 dice, “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.” La palabra de Dios es poderosa para penetrar las mentes y los corazones de las personas. Cada acción que usted elija tener; ya sea, de bondad o amabilidad, de misericordia o paciencia, de amor o perseverancia tiene el poder de traer gozo, paz, amor y seguridad a la persona que lo recibe. Pues cada acción tiene el poder de enseñar la verdad, corregir lo equivocado y de educar a hacer lo correcto (2 Timoteo 3:16). Alguien dijo que la mejor manera de impactar la vida del prójimo es a través de mostrarlo con el propio ejemplo. ¿Por qué motivo? Porque las acciones ilustran y hacen que las palabras se hagan real; y segundo, porque toda buena acción proviene de Dios.

Muchas veces los héroes eligen dejar de lado aquello que trae un placer personal por el bien del prójimo; nosotros también podemos hacer la misma elección. Estimado lector, utilice su tela de araña de amabilidad, sus rayos laser de misericordia y su martillo de bondad para con el necesitado. El apóstol Pablo dijo, “No te dejes vencer por el mal. Al contrario, vence con el bien el mal” (Romanos 12:21). ¡Sea un héroe!

Si tiene preguntas o comentarios, escriba a ichk2009@hotmail.com o al P. O. Box 23067, New Orleans, LA 70183-0067.

Volver

Comentarios